Diversidad

Para nosotros, en Mendoza, Palacios, Acedo, Borjas, Páez Pumar & Cía., la igualdad y la no-discriminación son valores muy importantes.

 

Pensamos que la inclusión promueve las libertades individuales, y le proporciona a nuestros clientes puntos de vistas diversos al atender sus asuntos legales, lo cual –en definitiva— redunda en una asesoría excepcional.


Hemos hecho esfuerzos importantes en el caso particular del talento femenino. Existen barreras para las mujeres en América Latina, incluyendo a Venezuela. Consideramos que hay un talento retenido que se desarrolla al eliminar dichas barreras. Es el caso que muchas de las barreras que hemos identificado se relacionan con falta de flexibilidad para desarrollar, en paralelo y de forma compatible, la vida profesional y personal de nuestras mujeres. Por ello, nuestras políticas y prácticas han sido estructuradas para promover la flexibilidad, que permita que nuestro talento femenino se desarrolle profesionalmente al tiempo que construyen una vida personal balanceada.


Al implementar flexibilidad equitativa para todos nuestros abogados, creamos una estructura donde el talento masculino y femenino cuenta con igualdad de oportunidades de desarrollo. Promoviendo dicha igualdad de oportunidades para ambos, erradicamos uno de los principales motivos de la deserción y los resultados negativos de las mujeres.  De hecho, empoderamos a nuestras abogadas a controlar su agenda laboral, permitiéndoles cumplir con sus responsabilidades personales, al tiempo que se desarrollan profesionalmente. Pero además, al ser equitativos, creamos un esquema donde el talento masculino no se siente ignorado. Esto contribuye de forma importante a nuestro ambiente de trabajo, creando mejores y más fuertes lazos entre nuestro
equipo, lo cual es esencial para el tipo de servicios que prestamos.

 

El resultado es que en Mendoza, Palacios, Acedo, Borjas, Páez Pumar & Cía. tenemos un equipo balanceado y una generación emergente que incluye un importante número de abogadas destacadas.